Los Peligros de la Crianza Distraída: Por qué los padres necesitan dejar sus móviles

Los padres que usan dispositivos angustian a los niños y reducen su resistencia.

Los niños pequeños están en sintonía con la atención de sus padres. Dependen de esa atención para su supervivencia, por supuesto, pero también para su desarrollo social y emocional.

Varios estudios de investigación recientes muestran el daño que pueden hacer los padres cuando están físicamente presentes, pero distraídos y menos sensibles porque están atendiendo sus móviles inteligentes.

Estudio #1: Padres pegados a sus móviles tienen hijos que son más negativos y menos resistentes.

En un estudio, publicado en Developmental Science, se evaluó el temperamento, el compromiso social, la exploración y la reunión y recuperación de los bebés y niños pequeños de siete meses a dos años de edad.

Los investigadores informaron de que los niños expresaban más angustia y tenían menos probabilidades de explorar su entorno cuando sus padres utilizaban sus móviles.

Los niños pequeños cuyos padres informaron de un mayor uso habitual de los dispositivos móviles fuera del laboratorio, mostraron más negatividad y menos recuperación emocional cuando sus padres apagaban sus teléfonos.

Los investigadores concluyeron: «Al igual que otras formas de retraimiento y de falta de respuesta, el uso de dispositivos móviles puede tener un impacto negativo en el funcionamiento socio-emocional del bebé y en las interacciones entre padres e hijos».

Estudio #2. Los niños no se sienten importantes y tienen que competir con los móviles inteligentes por la atención de los padres.

En un gran estudio internacional con 6000 niños entre ocho y trece años de edad, el 32 por ciento informó sentirse «sin importancia» cuando sus padres usan sus móviles durante las comidas, conversaciones u otros momentos familiares.

Los niños informaron que competían con la tecnología por la atención de sus padres.

Más de la mitad de los niños del estudio dijeron que sus padres pasan demasiado tiempo con sus teléfonos.

Estudio #3. La atención distraída de los padres perjudica el desarrollo social y emocional de los niños.

Otro estudio de gran tamaño, esta vez con ratas, también mostró cómo la atención distraída de los padres perjudica el desarrollo de los bebés, especialmente su capacidad para procesar un trato y participar en actividades sociales.

Las crías de ratas criados por padres distraídas recibieron lo que necesitaban para prosperar. Alcanzaron un peso normal y pasaron tanto tiempo con sus padres como los bebés criados en un ambiente normal.

Sin embargo, los investigadores observaron que las crías en crecimiento criadas por padres distraídas comían menos solución de azúcar y pasaban menos tiempo jugando y persiguiendo a sus compañeros que las ratas criadas por padres no distraídas.

Lo que difería era el tipo de atención que recibían de sus padres. Los padres distraídas tendían a ser menos predecibles, menos fiables y menos atentas.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que la atención parental fragmentada y caótica interrumpe el desarrollo del cerebro, lo que puede conducir a trastornos emocionales más adelante en la vida.

«Necesitamos previsibilidad y consistencia para que el sistema emocional se desarrolle», escriben. Los mismos investigadores están aplicando ahora sus hallazgos con ratas en estudios con humanos.

Estudio #4. El uso del móvil interfiere con la crianza sana.

Una pediatra y sus colegas se preocuparon lo suficiente por los padres que usan móviles e ignoran a sus hijos como para hacer un estudio que evalúe la prevalencia de este comportamiento en los restaurantes de comida rápida.

Muchos padres sacaron un dispositivo inmediatamente al sentarse. La mayoría lo usaba durante la comida, y a menudo parecía más absorto en sus teléfonos inteligentes que los niños.

Al final del día, la clave más abrumadora para el éxito de un niño es la participación positiva de los padres.

Caitlyn Jenner

Estos investigadores descubrieron que los niños cuyos padres estaban absortos en sus aparatos eran más propensos a actuar como tontos o a ser ruidosos.

Muchos padres con móviles estaban irritables e impacientes, lo que sólo conducía a un peor comportamiento. Observaron que el uso del móvil interfiere con la crianza sana.

Los niños, escriben, «aprenden observándonos cómo mantener una conversación, cómo leer las expresiones faciales de otras personas». Y si eso no sucede, los niños se pierden importantes hitos de desarrollo».

Estudio #5. Los niños se sienten tristes, enojados y solos cuando sus padres usan sus móviles.

Otro investigador entrevistó a mil niños de entre cuatro y dieciocho años de edad, preguntándoles sobre el uso de sus padres de los dispositivos móviles.

Informó que muchos de los niños se describieron a sí mismos como «tristes, enojados, y solitarios» cuando sus padres estaban en sus dispositivos.

Varios niños pequeños informaron de que habían dañado u ocultado los móviles de sus padres.

¡Suscríbete a mi newsletter! Te puede cambiar la vida.

Deja un comentario